Amenorrea y osteoporosis: tratamiento, suplementos y alimentación

04.05.2020

La amenorrea es la ausencia total de ovulación y, en consecuencia, la pérdida de la menstruación durante un periodo prolongado.

Recuerda que puedes estar padeciendo una amenorrea "parcheada" y a la vez tener un sangrado por deprivación si estás tomando anticonceptivos hormonales. Este artículo se centra principalmente en la amenorrea hipotalámica, pero hay diferentes tipos, y no es lo mismo la oligomenorrea o amenorrea que puede aparecer en un Síndrome del Ovario Poliquístico que la amenorrea hipotalámica de la que estoy hablando, por favor no las confundas. La amenorrea indica probablemente una reducción de estrógenos y de hormona luteinizante (que es la que induce la ovulación), y se confirma con una analítica.

Los principales orígenes de la amenorrea, son:

  • Por supresión del eje hipotalámico-hipofisario (desnutrición + exceso ejercicio físico) --> TCA, atletas, malabsorción (celiaquía + intolerancias), estrés crónico

  • Insuficiencia ovárica (problema orgánico, puede tratarse por estimulación con ACOS o suplementación natural, pero tiene menos opciones de revertirse)


Supresión del eje hipotalámico hipofisario

El cuerpo entiende que se encuentra en estado de alerta, estresado y en modo ahorro energético, ya que lo estamos haciendo pasar por un periodo de "hambruna" y puede que además la demanda energética externa sea altísima.

Lo que llamamos el eje hipotalámico hipofisario es un sistema que regula la producción de muchas hormonas, en función de la acción inhibidora o estimulante que ejerza el hipotálamo sobre la hipófisis (lugar de producción de estas hormonas), y se ve sensiblemente afectado por el estrés y el estado energético del cuerpo. Se defiende suprimiendo aquellas funciones que no considera evolutivamente sensatas o estrictamente necesarias: la reproducción es una de ellas.

Esto es polémico, pero una de las teorías evolutivas sostiene que, si no somos individuos fuertes y sanos, evitar la reproducción es un método para evitar que se pase esta condición a las generaciones futuras, terrible, ¿no?

Sin embargo, se pierde el sentido cuando, suponiendo que nuestro organismo tomase esta decisión por beneficio propio y para optimizar su funcionamiento, la supresión de la ovulación trae consigo una serie de consecuencias que van precisamente en contra del correcto funcionamiento del cuerpo. Y es que las hormonas debidamente reguladas no solo nos permiten la procreación en edad fértil, sino que además protegen frente a otras enfermedades como la que vamos a comentar hoy y se encuentra estrechamente relacionada: la osteoporosis.

Osteoporosis

Una vez anulada la ovulación (ya no te puedes reproducir), se reduce la producción de estrógenos y al cabo de un tiempo...osteoporosis en mujeres jóvenes.

La principal causa de osteoporosis premenopáusica, es decir, la disminución de la densidad mineral ósea (DMO) en edad fértil, es la hipoestrogenemia (menor producción de estrógenos por parte de los ovarios) debido a una amenorrea hipotalámica.

Por dejar claro la razón por la cual la osteoporosis es una condición a evitar pese a ser aparentemente asintomática, debemos entender que unos huesos frágiles implican un aumento del riesgo de fractura, que en edad avanzada puede suponer incluso la discapacidad en caso de caída y traumatismo.

La Tríada

Resulta que esta circunstancia de triple estado alterado (osteoporosis, amenorrea hipotalámica y desnutrición) está muy estudiada y se denomina "la tríada de la atleta femenina", por aparecer tan frecuentemente entre mujeres deportistas. Me vais a perdonar el sesgo de género que tienen todas estas palabras, hablo en todo momento de condiciones biológicas.

Sin embargo, no ocurre solamente en atletas. La condición más clave en la aparición de esta circunstancia es realmente el estrés por déficit energético que sufre el cuerpo, ya sea por comer demasiado poco o hacer demasiado ejercicio, o las dos. Entonces, aparece una cuarta situación que complica todavía más las cosas: la relación tormentosa con la comida que lleva a dietas restrictivas y las consecuencias emocionales de todo este cóctel.


Tratamiento: Alimentación y ejercicio

El tratamiento de esto, digamos que es "fácil", especialmente cuando aún no se ha manifestado la osteoporosis. Hay que recuperar la funcionalidad del eje hipotalámico-hipofisario (que es, para entenderlo fácil, el que se encarga de enviar las señales para que se produzcan las hormonas clave en los ovarios). Y se logra haciéndole entender que el cuerpo ya no está en situación de alerta: evitando el estrés y comiendo suficiente. Cuando hay un TCA, esto es evidentemente muy complicado, pero no imposible, y por eso es tan importante la colaboración entre nutricionista y psicólogo.

Por suerte, incluso aunque se haya reducido la DMO, los estudios han demostrado que la osteoporosis puede revertirse hasta cierto punto tras unos meses de recuperar la normalidad del ciclo menstrual.

Para dar apoyo alimentario a esta condición, aparte de comer suficientes calorías, variado y equilibrado, podemos hacer hincapié en vigilar especialmente el estado del calcio, la vitamina D y el hierro, ya que al comer insuficientemente es muy habitual encontrarnos con anemias ferropénicas. Si hay una causa orgánica que ha generado una malabsorción, como una celiaquía, es importante recuperar la integridad de la mucosa intestinal con una dieta adecuada.

En cuanto al ejercicio físico, obviamente se debe evitar su exceso, especialmente los ejercicios cardiovasculares de alto impacto. Sin embargo, hemos de recalcar que el aumento de masa muscular protegerá a nuestros huesos y está relacionado con menor incidencia de osteoporosis en el futuro. Es decir: ejercicio, sí, pero con cabeza y priorizando siempre la fuerza.

¿Suplementación?

Debido a las nuevas líneas de actuación en el campo de las enfermedades asociadas al ciclo menstrual (ya era hora), es habitual pensar que los mismos suplementos pueden valer para muchas condiciones. Mucho cuidado con esto. Por ejemplo, el Vitex Agnus Castus, muy habitualmente recetado para el tratamiento del SOP, podría generar justo el efecto contrario al deseado sobre las hormas afectadas en la amenorrea hipotalámica, por eso es tan importante identificar el origen de la amenorrea, el tipo de SOP en caso de padecerlo, y definir en general muy bien cuál es exactamente el problema.


Conocer tu ciclo menstrual e ir identificando sus diferentes fases, saber lo que es normal y lo que no es normal en relación a ello, comer suficiente y tratar con el profesional adecuado es, todo ello, muy importante para tu salud en general. Un ciclo menstrual regular es una señal de salud, no pases por alto las señales que te envía tu cuerpo por muy guay que parezca no tener la regla cada mes.